Falcon 9 Space X

Los logros de la compañía espacial Space X son innumerables. Como ya contamos en nuestro anterior post, la empresa del filántropo Elon Musk fue la primera en conseguir aterrizar una nave de clase orbital en la corteza terrestre. Ahora han intentado realizar un aterrizaje similar en una plataforma marina.

El último intento de la compañía espacial Space X de aterrizar en una plataforma marítima ha resultado ser un fracaso. El fallo de una de las patas al expandirse ha provocado una caída completa de la nave, que ha estallado al contactar con el suelo.

El cohete reutilizable Falcon 9 ha resultado inutilizable como consecuencia del impacto. Aún así, el fallo que ha provocado este accidente es un fallo menor y perfectamente solucionable, lo cual nos habla de la importancia de los fallos en operaciones de esta envergadura y de la cantidad de operaciones y cálculos que requieren que un proyecto de estas caracteristicas levante el vuelo.

Ni que decir tiene que éste ha podido ser el fracaso más notorio de Elon Musk, director, presidente y propietario de Space X. Aun así, fue él mismo el que colgó el vídeo del cohete “aterrizando” y el que salió al paso en Twitter. Colgó un tuit optimista con una foto del cohete destrozado al poco de estrellarse.

  Elon Musk achaca este fallo en una de las patas a la formación de hielo proveniente de la niebla que rodeaba la zona de aterrizaje. A pesar de que todas las demás fases del viaje se completaron exitosamente, el fallo al aterrizar y especialmente la espectacularidad de las imágenes estrellandose hacen que nos quedemos con el fallo. Os dejamos con el vídeo que el presidente de Space X colgó en instagram minutos después de que el aparato se estrellase.

Quizás también te interese:

Responder